dimecres, 24 d’abril de 2019

Històries d'un poble miner. Atemptat al director de les mines.


                                          LA VANGUARDIA  14 de Mayo de 1887

     Recortamos de un periódico local:
     Nos escriben de las minas de San Juan de las Abadesas, con fecha de anteayer:
     Debo darle cuenta de un horroroso al par que incalificable atentado de que fué victima en la noche de ayer el señor ingeniero jefe, director de estas minas.
     Serian sobre las diez menos cuarto, hora en que la mayor parte de los habitantes de la colonia minera se hallan entregados al descanso, cuando se oyó un estrepitoso estruendo; al principio, nadie hizo caso de ello, pues aun a tales horas se oyen todos los dias estruendos parecidos, aunque no tan claros, procedentes de barrenos en el interior de la mina llamada "Dulce"; mas pronto se oyeron voces de socorro que partian de la casa número 5, que habita el señor ingeniero don Luis Mª Vidal; a las voces siguió un inusitado movimiento de gentes que iban y venian por todas partes, sin que nadie pudiera darse cuenta exacta de lo que habia sucedido: mas muy luego se supo detalladamente lo terrible de lo acontecido.
     A la hora antes citada, en que el señor ingeniero acostumbra a estar en su despacho cerrando su correspondencia, estallaron varios cartuchos de dinamita en la ventana del propio despacho, destrozando la dicha ventana y todos cuantos objetos amueblaban y decoraban dicho despacho. Una de las carteras que con varios documentos contenia un armario situado en la parte interior de la misma ventana donde se colocaron los cartuchos, fué a dar contra un tabique que habia al frente, abriendo un boquete en el mismo de 45 a 50 centímetros de diámetro, derribando al propio tiempo un armario que contenia varias porcelanas y que se hallaba adosado a la parte posterior de dicho tabique, echando un estuche de pesas y dos pesas más de a 2 kilógramos una, que se hallaban también en el mismo armario, a 5 metros de distancia del mismo.
     Afortunadamente quiso la Providencia, o la buena estrella del señor Vidal, que no hubiera que lamentar desgracias personales, pues gracias a un ligero dolor de cabeza que parece hacia rato padecia se señor ingeniero, cerró algo mas pronto la correspondencia y hacia unos dos minutos que habia salido del despacho para retirarse a descansar cuando estalló la dinamita. De modo que gracias a esta pequeña indisposición podemos felicitarnos de no tener que lamentar la pérdida del señor Vidal, persona respetabilísima y querida por cuantos le han tratado con alguna intimidad.
     Se supone que los criminales habian estado alguna vez en el predicho despacho, pues colocaron (según todas las apariencias) los cartuchos de modo que debieran herir directamente la cabeza del señor Vidal; y escogieron precisamente la hora en que dicho señor acostumbra a estar solo por haber ya despachado con sus empleados.
     Pocos momentos después de la detonación se personaron en el lugar del siniestro el señor juez municipal, alcalde, secretario y demás autoridades, quienes empezaron a practicar las primeras diligencias, no habiéndose retirado hasta muy entrada la mañana.
     Gracias a las acertadas disposiciones del dignísimo señor juez municipal don Andrés Clos, y auxiliado por los señores del municipio y la sección del somatén, que también acudieron a eso de las dos de la madrugada se hallaron a muy corta distancia de la citada casa siete cartuchos de dinamita, dos de ellos dispuestos con la mecha.
     Los autores de tan bárbaro atentado cuentan hasta ahora con la impunidad de su delito.
     Este es el hecho tal como ocurrió, lo que puedo afirmar, por ser uno de los primeros que acudieron al lugar del siniestro.


                  =================================================


     Aquesta notícia està directament relacionada amb la de la catàstrofe de Torallas ja publicada en un altre apartat. Després d'aquest atemptat (maig del 1887) el director sr. Luis Mª Vidal devia plegar i el dia del seu acomiadament (octubre del 1887)  va tenir lloc l'accident de Torallas.


                                                               
En aquesta foto de l'any 1920 es poden veure un grup d'autoritats
del poble davant la torre del director (casa nº 5 segons la notícia).
En el cercle, el director de les mines Sr. Aureliano Velasco.
Foto del llibre "Les mines de Surroca" de Martí Mercader.
                                                             
                                                                       
Fotografia de la torre del director on suposadament
va tenir lloc l'atemptat. El sector on està aquesta torre
tot era nº 5, pla inclinat nº 5, camí del nº 5 i aquell temps la
casa també devia ser coneguda pel nº 5.
Foto de procedència desconeguda on es veu la casa en molt
    mal estat a finals del s. XX, ara està en fase de restauració.